Cómo regar tu zona de viñedo

En la actualidad no cabe ninguna duda de que el riego de la vid tiene sus beneficios. La clave está en elegir un buen sistema y una programación adecuada en función de las características del cultivo y del suelo, son dos de los pilares que sustentan el éxito productivo de la explotación. El regadío es un tema importante, ya que hay que conseguir la máxima productividad sin afectar la calidad de los vinos. El aporte de agua y fertilizantes justo en la zona de las raíces permite reducir las cantidades de agua y fertilizantes utilizadas.

El sistema de riego más extendido en viñedos es el localizado por goteo.

Riego por goteo

Proporciona una mayor eficiencia en el uso del agua. Este sistema, no moja la parte aérea de la planta y permite la aplicación de fertilizantes en las raíces. El riego y la fertirrigación tienen una gran incidencia en la calidad del producto final de los cultivos. El riego y la fertirrigación deben ser uniformes en toda la explotación para así obtener una calidad y producción homogéneas. Si existe una falta de uniformidad en el riego esto traerá como consecuencia que unas plantas reciban menos agua o que otras lo reciban en exceso. Por todo ello es recomendable instalar goteros.

Goteros

Los goteros autocompensantes son útiles cuando el terreno está en pendiente y, además, permite tiradas largas de tubería sin verse afectado el caudal.

El sistema de goteo más utilizado es la tubería con goteros integrados termosoldados. Los goteros insertados o pinchados son poco frecuentes ya que son susceptibles de daños mecánicos. Las tuberías de goteo tipo Uniram o Dripnet, con goteros planos de pastilla, son muy resistentes a posibles pisadas en el campo o golpes.

Riego por goteo subterráneo

Es otra forma de realizar riego por goteo. Este caso implica la instalación de la tubería de goteo enterrada en paralelo a la línea de plantas.

Riego a manta

Suele ser utilizado en regiones secas en las que solo se dispone de agua en determinadas estaciones. Es un sistema barato pero para su aplicación se necesita contar con una buena nivelación del terreno. Consiste en encharcar de una forma controlada el suelo de la viña y así va abasteciéndose de agua según sus necesidades.

Riego localizado de alto caudal

Son los que utilizan aspersores, que pulverizan el agua y la distribuyen a través del aire. Debe aplicarse en pequeñas dosis pero de forma muy frecuente para no encharcar las cepas y el terreno. Uno de sus mayores inconvenientes es la gran cantidad de agua que se pierde por evaporación.

Finalmente, el tipo de suelo es el factor más determinante. Un suelo arenoso favorece la percolación del agua, mientras que un suelo arcilloso y pesado impide la infiltración de agua.

Si quieres saber más sobre cómo regar tu zona de viñedo y encontrar los productos que más se asemejen a ti, solo tienes que hacer click y echar un vistazo en nuestra página web.

 

Productos recomendados:

 

Lecturas recomendadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies