¿Cuál es el mejor sistema de riego para el invierno?

¿Cuándo regar?

Como todos sabemos, el invierno es una de las estaciones más frías del año, y con la llegada de este, las nevadas, el viento y las bajas temperaturas pueden hacer peligrar la salud de tus plantas. Por este motivo, te ofrecemos algunos consejos que pueden ayudarte a conservar tus plantas en perfectas condiciones durante esta época del año.

Si vives en un clima seco y no llueve mucho en invierno, lo recomendado es que se riegue una vez en semana más o menos, dependiendo de la necesidad del césped.

Si por el contrario, vives en un clima en el cual llueve mucho en invierno, no es necesario regar el césped.

Por lo general, aquellas plantas con flores que se encuentran en el exterior, deben regarse cuando el suelo se encuentra seco, ya que el agua de la tierra ayuda a mantener la temperatura de la planta y esto la ayuda para combatir el frío. Si las plantas se encuentran en el interior del hogar, con una temperatura superior a 20º, será necesario regar con una regadera sin encharcar la maceta, siempre y cuando el sustrato esté seco. Lo normal es hacerlo cada 12 o 14 días.

Con respecto a las plantas que viven en macetas de terrazas o jardines, se aconseja regarlas muy poco cuando se dan temperaturas muy bajas, y en el caso de que haya heladas no se riegan ya que podría dañar a la planta.

En los jardines, el mejor sistema de riego es por aspersión de manera continua,  ya que ayuda a evitar que los árboles y plantas se congelen, evitando que la temperatura baje de los 0ºC.

Las ventajas del riego por aspersión son:

  • El consumo de agua es menor que el requerido por el riego por surcos o por inundación.
  • No afecta al material vegetal sometido a riego, ya que se elimina la presión que el agua puede ofrecer a las plantas. Al ser una distribución homogénea sobre el material vegetal, el riego de la vegetación por aspersión es total y se distribuye suavemente el agua sobre toda el área deseada. Se limita el daño a las raíces.
  • Duplica el área a regar.
  • Se puede dosificar el agua con una buena precisión.
  • Disminuye el efecto de las heladas.

 

Los inconvenientes del riego por aspersión son:

  • El consumo de agua es mayor que el requerido por el riego por goteo; siendo este muy importante en cada caso de riego.
  • Se necesita determinar bien la distancia entre aspersores, para tener un coeficiente de uniformidad superior al 80%.
Lecturas recomendadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies